Olèrdola

Home / Sedes / Olèrdola / Presentación

Presentación

La montaña de Olèrdola ha sido un enclave estratégico habitado por el hombre de forma discontinua y con asentamientos de diversa intensidad desde la Edad del Bronce (hace poco menos de 4.000 años) hasta bien entrado el siglo XX.

Presentació

De los primeros pobladores nos han llegado escasos restos, testimonio de la frecuentación humana de la montaña. Lo más destacable son los restos de una sepultura tumular situada cerca de la actual zona de entrada. El primer asentamiento protegido por una muralla data de principios de la Edad del Hierro (s. VIII-inicio del s. VI a.C.). Entre los siglos V-IV y I a.C., Olèrdola fue ocupada por los cesetanos, uno de los pueblos iberos que ocupaba la zona costera catalana. El oppidum (poblado fortificado) íbero tenía una extensión considerable (3,5 ha), y sus habitantes se instalaron en la parte baja de la plataforma rocosa, adaptando la estructura preurbana a la orografía del terreno y aprovechando la muralla ya existente. A la derecha de la puerta de entrada del recinto se concentraban diversos talleres artesanos que funcionaron entre el siglo IV y finales del siglo III a.C., entre ellos una tintorería y/o curtiduría, la única documentada en el mundo íbero.

A principios del siglo I a.C. los romanos escogieron la montaña para establecer un campamento militar con el fin de controlar el territorio y, en especial, la vía de acceso hacia Tarraco, capital de la provincia Hispania Citerior, que atravesaba la llanura del Penedès. De la impronta romana quedan en Olèrdola tres grandes obras: la muralla, la cisterna (360 m² de capacidad) y la torre-atalaya situada en la cima, además de dos canteras. Fue abandonada cuando el territorio se romanizó (alrededor del 25 a.C.).

Casi mil años más tarde, durante la Alta Edad Media, el recinto fortificado volvió a ser habitado, aprovechando las antiguas defensas romanas y la situación estratégica. Según la documentación, Olèrdola fue “fundada” el año 929 por Sunyer, conde de Barcelona. El conde monumentalizó el recinto con la construcción de una muralla perimetral, las iglesias de Sant Miquel (dentro murallas) y de Santa Maria (fuera murallas) y el castillo. A lo largo del siglo X, en el marco de las luchas territoriales entre cristianos y musulmanes, el castrum de Olèrdola tuvo un papel destacado en el control y la defensa de la Marca sur del condado de Barcelona. A mediados del siglo XI, en medio de la rebelión feudal contra el poder de los condes, tomó un especial protagonismo el autoproclamado príncipe de Olèrdola, Mir Geribert, principal impulsor del levantamiento.

A principios del siglo XII se inició la decadencia de Olèrdola y el desplazamiento de la población hacia la llanura. La estructura urbana de la villa altomedieval presenta dos núcleos: el espacio dentro de las murallas (infra muros) estructurado en cuatro áreas. En la parte superior se encontraba la zona militar con el castillo y, más abajo, el área sacra con la iglesia y la necrópolis. En la parte media de la plataforma rocosa se encontraba un área de actividad económica: prensa y bodega de vino, la cisterna romana de nuevo en uso, la cantera romana reabierta y un granero, entre otras cosas. La parte baja de la montaña estaba ocupada por las casas de campesinos pudientes y por talleres de artesanos, entre ellos un herrero, que se abrían a la calle principal alrededor de la puerta de entrada. La civitas se extendía fuera de las murallas (extra muros) y el lugar más conocido era el Pla dels Albats, con la iglesia de Santa María y su necrópolis de tumbas antropomorfas u olerdolanas.

En 1963 la Diputació de Barcelona adquirió la finca. En noviembre de 1971, después de algunas reformas en la iglesia y de la construcción de un nuevo edificio en el lugar ocupado por la antigua masía-rectoría, el conjunto monumental de Olèrdola se abrió al público. Desde 1995 el conjunto histórico de Olèrdola es una de las sedes del Museu d’Arqueologia de Catalunya. Olèrdola fue declarada Bien Cultural de Interés Nacional el año 1931 y Bien de Interés Cultural (BIC).

El Conjunt Monumental de Olèrdola forma parte de la Ruta de los Íberos.

 

MAC Olèrdola

Castillo de Olèrdola
08734 Olèrdola (Alt Penedès)
Tel. 93 890 14 20 / 675 78 29 36

Información y difusión
Museu d'Arqueologia de Catalunya
Passeig de Santa Madrona, 39-41
08038 Barcelona
Tel. 93 423 21 49
Fax 93 424 56 30
difusiomac.cultura@gencat.cat

+ info

EQUIPO HUMANO